En estas latitudes nos acercamos al final del periodo estival, periodo de relajación en muchos casos, tanto físicos como alimenticios, que nos ayudan eso sí a sanearnos mentalmente, que algo bueno debía traer, a distraernos, recuperarnos energética y muscularmente y en algún caso porqué no reconocerlo a “dejarnos un poco descuidados”. Así que llegados a este punto de FIN DE PERIODO ESTIVAL y VUELTA AL EJERCICIO, nos planteamos un pequeño balance acerca del impacto no positivo  que ha podido tener este tiempo sobre nosotros.

En primer lugar deciros que no serán tan malas noticias el hecho de que vuestra ropa os quede más apretada y vuestro tono muscular, a la par, haya perdido efecto visual y consistencia, en un periodo de 15 días promedio no ha podido ocurrir esa hecatombe que a [email protected] os puede haber parecido que cometísteis sobre vuestro cuerpo, el porque no son tan malas noticias os lo vamos a explicar.

Como ya vemos por los tweets que en la red social Twitter ponemos a menudo, el cuerpo es lento para los cambios, de ahí que sólo entienda un mensaje (por ejemplo, no podemos subir el volumen muscular como [email protected] quieren y perder volumen bajando simultáneamente la grasa y el líquido, salvo excepciones, repetimos excepciones  genéticamente gente muy bien [email protected]), con lo que vamos a explicar lo que en mayoría provoca el cambio visual (que también hormonal, no olvidéis que la alimentación guarda cierta relación con el sistema hormonal) en nuestro cuerpo. Normalmente, los cambios de tendencias, como los ciclos completos metabólicos duran aproximadamente 15 días, de ahí que no ha podido dar tiempo (en el promedio de 15 días de vacaciones que hablamos) a que el cuerpo haya revertido un estado que antes teníamos, explicamos lo que puede haber pasado.

En primer lugar,  la alimentación que seguimos habitualmente, si es sana o al menos tratamos que así sea, tiene un equilibrio habitualmente que guarda una proporción entre dos minerales que trabajan en sinergía, son el SODIO y el POTASIO, estos, cuando llevan ese equilibrio, permiten al cuerpo que mantenga unos niveles estables de líquido, los cuales no deben ser especialmente llamativos, son los niveles habituales, el problema llega cuando gozamos de unas vacaciones en las que empezamos a ingerir alimentos que nos preparan en hoteles o grandes superficies que contienen precocinados y frituras, con altos contenidos de SODIO (con mucha sal o más de la deseada), esto nos resulta poco perceptible y no le ponemos remedio por 2 razones, la primera por otra de las causas que nos lleva a ese desequilibrio, las bebidas elaboradas (refrescos y demás) que con sus sabores acentuados y potenciados nos hacen perder un poco esa percepción y la segunda también, el alcohol, aunque no lo ingiere todo el mundo pero sí muchos de [email protected], y que este modifica además negativamente nuestro entorno hormonal, lo cual hará que nuestro cuerpo por los unos, el otro o ambos, comience a retener líquidos extra, el alcohol además promuebe la producción de la hormona catabólica CORTISOL, que es un sistema de defensa que el cuerpo tiene para protegerse pero que visualmente y a nivel orgánico no nos provoca ningún beneficio por ello.

En segundo lugar, a nivel físico, deciros que el tono o firmeza muscular no es que haya desaparecido, lo ocurrido es que debido a la relajación si se ha producido esos días, esa bajada en el tono se ha podido acentuar también por el efecto visual de la retención de líquido que lo deja menos apreciable, también podemos verlo más pequeño, ahondamos en el porqué, el perfil de aminoácidos del músculo en su cara más externa, consta en mayoría de los llamados aminoácidos ramificados, quedaos con estos 3 nombres para familiarizarnos, L-leucina,L-valina y l-isoleucina, tras este periodo, a buen seguro, estos habrán bajado en cantidad a causa de la falta de ejercicio e ingestión via dieta (más aún si os suplementabais) por lo que estareis por ello menos [email protected] Otro aminoácido, más presente en la base del músculo, la L-glutamina, posiblemente por ser mayoría en la misma y percibir el cambio de hábitos como la  falta de ejercicio y diferentes alimentos a la par no muy saludables, ha podido interpretarlos como una nueva situación que produzca un stress añadido al cuerpo, con el que el mismo reacciona nutriéndose de este aminoácido tan rico en cantidad en el músculo, por lo que si ha disminuido, visualmente nuestro cuerpo estará algo más “encogido”. Puntualizar también que en algunos casos veníais a tomaros las vacaciones de un periodo de entrenamiento muy duro o desgaste físico importante, al que el cuerpo reacciona relajando y con una pequeña contracción de la musculatura para iniciar procesos de reconstrucción de celulas, tanto las entrenadas en exceso como si las hubiere, las lesionadas, por lo que esa puede ser otra razón si no os veis como os gustaría o como debiera.

Deciamos antes que no era tan mala noticia porque como os hemos explicado han sucedido por un hecho puntual y transitorio, el cual ha tenido una fecha de caducidad temprana, para muchos demasiado, y no ha permitido que el cuerpo lo llegue a interpretar como un verdadero mensaje de cambio de tendencia. Normalmente, en otro ciclo metabólico completo de unos 15 días, los balances de sodio-potasio ya deben haberse estabilizado si hemos mantenido una alimentación correcta y haber cerrado así “la ventana de retención de líquido” que abrimos, habiendo expulsado ya vía orina o vía subcutánea con el sudor ( incluso en menor medida por el vaho del aliento ejercitándonos).

Por otro lado, el tono muscular que se apagó si hubiere sido así, estará al 100% antes de un mes de vuelta al entreno. No se debe comenzar a realizar ejercicio al mismo nivel que previo al periodo, dado que nuestras articulaciones y tendones funcionan a otro nivel diferente de los músculos y aunque nos sintamos preparados muscularmente y puede que fuese así, están más fuera de forma tanto articulaciones como tendones y hay que volver al punto anterior con cautela, cada caso es individual y lleva una puesta en marcha diferente por ello aconsejamos que o bien comenceis el plan que llevábais al 60%,70%,80%,90% así hasta que termineis por semana las 4 semanas del primer mes tras retomar el ejercicio o que nos consulteis a nivel personal para que os asesoremos en que es lo que os vendría mejor para poder hacerlo de forma correcta.

Comienza con el mes de Septiembre para muchos un nuevo curso a nivel físico…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies