Lunes, 7 a.m de la mañana para muchos, otros antes incluso, comienza una jornada de trabajo y rutinas diarias desayuno y corriendo al trabajo, mirar el teléfono móvil, ver el correo electrónico, atender asuntos prioritarios, nos sentimos saturados ya desde el comienzo de la semana, con mil responsabilidades, ajetreo, nervios, stress… sentimos esa sensación que nos envía el cuerpo de “…y estamos a lunes.” nos dan ganas de poner un mensaje al mundo de APAGADO O FUERA DE COBERTURA, y bien, ¿que hacer?.

 

Y es que toda esa tensión que soporta nuestro cuerpo nos produce 2 efectos a resaltar entre otros. El primero, a nivel hormonal-orgánico, nuestro cuerpo comienza a fabricar la hormona que produce el stress, el cortisol, que se encargará de frenar o dificultar todos o al menos una parte importante de los progresos que con nuestro sacrificio de ejercicio y dieta pretendemos conseguir, propiciando la retención de líquidos y obstaculizando el propósito que ponemos en marcha con ello al cuerpo de eliminar o no almacenar más grasa y tonificar o desarrollar nuestros músculos.

El segundo efecto es a nivel psicológico, pues de tantas acciones que llevamos a cabo para solventar todo lo que nos rodea, hace que nos olvidemos de lo que es más importante de todo, nuestro YO, esto sucede por no dedicarnos en todo el día o en ocasiones incluso en toda la semana nada de tiempo a NOSOTROS MISMOS.

Para que esto pueda ser considerado así, debemos emplear un tiempo en hacer algo que no tenga nada que ver ni con una responsabilidad ni con una obligación, puede ser algo tan sencillo y cotidiano como bajar 15 minutos al parque de al lado a desconectar, pensar o meditar o quedarse simplemente en blanco, quitarse allí el calzado y poner los pies en la hierba, conectando así con sensaciones y energía diferentes de la que tenemos durante el día, también podemos hacerlo en un entorno de playa o, si el clima o la geografía de nuestro lugar vital no nos lo permite, en una habitación aislada con una luz diferente que nos haga sentir cómodos y allí leer o como decíamos dejar la mente en blanco o meditar, la cuestión es reforzar nuestro YO para que esté saneado y con esa vía de escape diaria que como decimos puede ser suficiente que sea con 15 minutos al día para romper esa dinámica negativa, no estemos acumulando esas malas energías y vibraciones que nos llegan a través de los aparatos electrónicos, las situaciones negativas cotidianas, las preocupaciones por las responsabilidades y que pueden desembocar en un problema psicológico y físico REAL y grave.

Lamentablemente existen casos en los que ni 15 minutos es posible sacar al día para tal efecto pero seguro que al menos, en algún momento de la semana, o del fin de semana, podéis disponer de medio día libre en el que podéis planear situaciones que ayuden a liberar endorfinas, que son las llamadas hormonas de “la alegría o felicidad” que harán que os sintáis más plenos y satisfechos con vuestra vida y situaciones también que podáis disfrutar del aire libre, consiguiendo así efectos físicos y orgánicos tan notorios como oxigenación del cuerpo, tonificación si estas incluyen algo de ejercicio, eliminando con ello también la posibilidad de acumular grasas nocivas para nuestro cuerpo, y si la climatología es propicia y brilla el sol, aprovechar con inteligencia y precaución eso sí, los beneficios que éste nos produce en el cuerpo cuando baña nuestra piel con sus rayos, como la metabolización de la vitamina D en nuestra piel, contribuyendo con ello al aumento de nuestra hormona testosterona, que a nivel físico nos producirá beneficios muy importantes, más energía, mejor tono muscular, metabolismos más efectivos, etc, además de adquirir un color de piel considerado para muchos más atractivo.

Para los que pertenecéis a este último grupo de sólo algo de tiempo un día en semana, deciros que hay muchos planes posibles, tanto en solitario como acompañado, acciones tan sencillas como salir a caminar por la naturaleza, campo o descalzo (más sensitivo) por la playa, rodar en bicicleta, patines…. también en sitios cerrados como un club con Spa, existen franquicias de gimnasios/centros deportivos por todo el mundo que permiten acceder un sólo día pagando por el y no tener que abonar una cuota y es una experiencia muy satisfactoria, también podéis hacer reuniones sociales bien con gente conocida o para conocer precisamente, o acudir a algún karaoke o centro de ocio o recreativo, la cuestión es “desconectar o apagar la cobertura” y no sólo metafóricamente, los dispositivos electrónicos que utilizamos en nuestra vida diaria y en muchos casos sobremanera, no nos permiten por ello terminar de desvincularnos de ese “mundo irreal” o “paralelo” al que debe ser nuestra vida, recordad que la vida no es para trabajar o adquirir tareas y responsabilidades sino al revés, hay que trabajar y hacer tareas para vivir mejor.

No es cosa fácil el realizar paréntesis o apartar medio día o incluso el día entero para poder dedicarnos tiempo, algunos incluso pueden llegar a tener sensación de que “no lo merecen” o “sentirse egoístas  por pensar en sí mismos, pero os aseguramos que cualquier especialista licenciado os lo va a recomendar, ya que sólo puede producir beneficios. Pensad que antes de trabajadores, marido, esposa, etc, somos personas independientes, que sólo podemos cumplir con los demás si antes hemos cumplido con nosotros mismos, sino con el tiempo, antes o después, nosotros mismos nos mandaremos una factura que a [email protected] os saldrá muy costosa.

Con toda la tecnología, responsabilidades y demás…. estás preparado para decir ¿APAGADO O FUERA DE COBERTURA?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies