Mi nombre es Tayri Rodríguez y desde siempre me ha atraído la disciplina. Comencé con siete añitos a practicar gimnasia rítmica, pero con nueve años quería probar otros deportes donde pudiera expresar más mi personalidad (desde muy pequeña siempre he tenido carácter y mis gustos definidos) y fue cuando comencé a bailar.

Estudié baile clásico durante diez años, donde cada año me examinaba la Real Academia de Londres para avanzar de curso, hasta que ya alcancé todos los diplomas posibles tras mis exámenes y como me aburría y necesitaba descargar adrenalina me apunté en un gimnasio.

Comencé a hacer lo típico que hacen las mujeres: clases de step, spinning, indoor, mantenimiento…pero jamás se me pasó por la cabeza entrar en la sala de musculación. Tan sólo veía a hombres chillar y sudar, además no entendía nada de lo que hacían.

Tayri Rodriguez 14

A los 18 años comencé a estudiar una carrera que me llamaba la atención, por estudiar algo sinceramente, y me matriculé en Magisterio de Educación Física. Durante la carrera seguía asistiendo a las clases dirigidas de varios gimnasios, ya que solía cambiarme de centros por aburrimiento y monotonía.

Cuando culminé mis estudios en el 2009 estaba perdida, pues no salían oposiciones de Magisterio y trabajar en colegios privados o concertados era muy complicado. Tras varios años realizando trabajos de camarera, haciendo proyectos culturales y deportivos para el ayuntamiento de mi ciudad y cansada de no estar centrada en algo fijo y que me motivara de verdad, se me ocurrió la idea de dejar en el 2011 un currículum en un gimnasio de un pueblo cerca de donde vivía, con la sorpresa de que me escogieron para trabajar desde ese mismo momento.

 

El trabajo no era para impartir clases dirigidas, que era lo que siempre había hecho, era para estar en la sala de musculación y elaborar tablas de entrenamiento tanto para hombres como para mujeres, así tal cual, ¡¡¡yo que no tenía ni idea de agarrar una mancuerna!!!

Pues me dije, Tayri, tú puedes, tira para adelante. En ese instante conocí a Marcos Herrera, que trabajaba de asesor nutricional y deportivo en ese mismo gimnasio y además es el presidente de la territorial Canaria de IFBB y me ofreció matricularme en un curso para poder avanzar y tener más conocimientos sobre el trabajo de musculación, así que comencé a especializarme en ello.

 

Tayri Rodriguez 17Casualmente ese mismo año (2011) comenzó la categoría Bikini Fitness en España y Marcos me comentó que tenía futuro como competidora ya que era muy constante y disciplinada con todo en la vida y que podía probar a competir. Así fue, me preparé en tan solo 3 meses y competí en el Open Regional “Perfect Nutrition”, donde obviamente clasifiqué en sexto lugar, ya que mi cuerpo aún no tenía calidad muscular, imposible de lograr en tres meses de trabajo. Pero me gustó la experiencia y decidí seguir entrenando y llevar una vida un poco más saludable. Me empezó a enganchar eso de los hierros porque veía resultados positivos y también controlaba aún más lo que comía y entrenaba muchísimo para mejorar. Veía que mi cuerpo se estaba transformando positivamente, tenía muchas más curvas y menos celulitis, ¡el sueño de toda mujer!

 

Al siguiente año quise competir de nuevo en las dos temporadas, clasificando en tercer lugar en el Campeonato de Canarias, sexta en el Open “Entrena a tope” y tercera de nuevo en el Campeonato de Canarias. Durante este año mi vida sufrió idas y venidas, muchos problemas sentimentales, pero nunca dejé de llevar un estilo de vida fitness. Sentía que hacía lo que me gustaba realmente, me sentía muy segura de mí misma y veía resultados positivos tanto físicos como mentales, ya que me hacía fuerte y decidida al tomar decisiones importantes en mi vida.

En el año 2013 mi vida por fin comenzó a tener estabilidad. Tenía un trabajo fijo en una joyería y seguía entrenando, siempre bajo las directrices de Marcos Herrera, que se convirtió en un apoyo fundamental a partir de ese momento ya que comenzamos una relación sentimental.

Tayri y Marcos

 

Decidimos vivir juntos y en ese momento más que nunca mi vida se centró al 100% por mejorar y a entrenar con más calidad gracias a su supervisión. Competí en la primera temporada de nuevo en la copa de Canarias, donde clasifiqué en cuarto lugar, pero esto no me hizo venirme bajo y seguí adelante con mi sueño de competir a nivel nacional por primera vez, donde no clasifiqué en el Open de San Sebastián pero quedé en quinto lugar en el Campeonato de la Copa Nacional en mi categoría y esa fue la última vez que competí ese año. El resto del año me propuse mejorar y dar un descanso a mi cuerpo y a mi mente, ya que tanta competición me estaba saturando.

Seguí trabajando duro y nos propusimos ir a por todas en el 2014, y así fue, ese año fue el mejor año en todos los aspectos, tanto a nivel competitivo como a nivel profesional y personal.

 

Tayri Rodriguez 01En la primera temporada gané por fin la Copa de Canarias de mi categoría y el absoluto, por lo que había estado luchando tres años consecutivos y eso me motivó para seguir mejorando y competir de nuevo en la Copa Nacional, donde clasifiqué en cuarto lugar (un puesto más que en el año anterior) En la segunda temporada gané por primera vez un campeonato nacional, el Open Eusebio Esteban que celebra cada año en Alicante. Para mí fue una grata sorpresa, ya que nunca me veía con nivel para llegar a ganar un campeonato a nivel nacional, pero parecía que mi cuerpo se asemejaba a la línea bikini que se requería en ese momento. Dos semanas después volví a competir y gané el Campeonato de Canarias de mi categoría y el absoluto y cuál es mi sorpresa que también gané en el campeonato de España en mi categoría. Todo lo que había soñado se había hecho realidad, el duro trabajo de tres años y mucha disciplina estaba dando sus frutos, y de siempre clasificar en sexto o quinto lugar había llegado a lo más alto, y encima mi familia y amigos pudieron ver cómo me proclamaba campeona de España, ya que se celebró en Tenerife, mi querida tierra.

 

Cuando toda la euforia de haber ganado el Campeonato de España apaciguó, decidimos arriesgarnos un poco más, un último empujón y dar un pequeño salto a competir internacionalmente en la World Cup, donde clasifiqué en quinto lugar de mi categoría. Estaba muy contenta y orgullosa de haber competido por primera vez en un internacional, pero sentía que tocaba descansar, que había logrado en el 2014 todo lo que me había propuesto y que quería continuar compitiendo porque es lo que me llena y me satisface de verdad, pero a partir de ahora mis objetivos tenían que ser internacionales.

Era consciente de que mi físico tenía mucho que mejorar para ser competitiva a nivel internacional, por lo que me propuse descansar de las competiciones en el 2015 y es lo que he hecho. Todo este año he llevado una dieta estricta para poder conseguir una calidad muscular y evolucionar. También mis entrenamientos han sido muy duros, he aprendido a trabajar con intensidad y no con cargas pesadas, ya que por fin siento el músculo que estoy trabajando, lo congestiono al máximo y soy capaz de agotarme en cada entrenamiento. Aprendí este año que no hay que entrenar por entrenar, sino que hay que escuchar a tu cuerpo para enviarle estímulos y que trabaje dando lo máximo de sí.

Tayri Rodriguez 03

 

A nivel profesional he conseguido trabajar en algo que me apasiona y he tenido la oportunidad de montar mi propio negocio, trabajar para mí ayudando a los demás.

Junto a mi pareja hemos creado vida2fit, un centro donde ayudamos a personas que desean cambiar sus hábitos de vida, su salud y para ello le planificamos una dieta y entrenamiento acorde a los objetivos que tengan. Ver cómo bajo mi experiencia y mi guía muchas mujeres cambian sus hábitos de vida y se sienten seguras, más femeninas y a gusto con su cuerpo me llena profundamente y es realmente mi mayor motivación para seguir luchando y mejorar, porque yo soy su mejor ejemplo y si yo he podido todas pueden, tan solo debemos de confiar un poco en nosotras y ser muy constantes.

 

Tayri Rodriguez 06

Mi objetivo en el 2016 es volver a competir con una versión mejorada de mí misma, donde pueda mostrar el trabajo de este año y disfrutar como siempre en todo lo que hago.

Aquí no hay secretos, ni trucos, ni milagros. Lo importante para lograr lo que quieras conseguir son la CONSTANCIA y la DISCIPLINA, nuestras aliadas junto con el tiempo para obtener aquellos resultados que queremos.

 

 

Respétate a ti misma y valórate, porque si confías en ti todo es posible.

 

 

 

Tayri Rodríguez

Tayri Rodríguez

Atleta IFBB Bikini Fitness

 

 

Diplomada en educación física

Entrenadora personal

Apasionada del deporte y del estilo de vida saludable

 

facebooktwitter  youtubeweb

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies