¡Hola! Soy Natalia Pérez, nací el 18 de septiembre de 1993 en Asunción, Paraguay, en el 2013 decidí venir a vivir a España con mi madre , ya que ella llevaba años viviendo aquí y tenía muchas ganas de disfrutar de ella, y dejar todo fue la única opción. Empezar de cero no fue fácil, pero he conseguido salir adelante.

 

 

Campeonato francisco del yerro

De pequeña no practicaba ningún deporte en especial y de adolescente jugaba al balonmano en la selección del colegio; era la típica adolescente que comía de todo. A los 17 años fui al gimnasio por primera vez pero nada serio, eso duró unos dos años. Iba al gimnasio pero la alimentación era regular tirando a mal, me gustaba entrenar pero lo terminé dejando porque la amiga que iba conmigo dejó de ir, aunque ya se me había quedado el gusto de entrenar.

 

A los pocos meses de llegar a España una de las primeras cosas que hice fue apuntarme al gimnasio, mi madre fue la que me motivó a hacerlo. Pasado un año intentaba comer sano, miraba revistas de fitness y veía a chicas con un cuerpo perfecto para mi gusto y decía: “¡yo quiero ser como ellas!”  También me preguntaba qué era lo que tenía que hacer exactamente para conseguir ese cuerpo. Se me ocurrió seguir a todas esas chicas en las redes sociales, mis referentes principales eran Michelle Lewin y Sascha Barboza, entre otras, y resulta que todas ellas eran competidoras de bikini fitness.

 

 

Al poco tiempo me acerqué al dueño del gimnasio para pedirle ayuda con la alimentación y entrenos. Él fue uno de mis pilares en mis primeros pasos a quien estaré eternamente agradecida por haberme metido en este mundillo del fitness.

El 9 de julio del 2014  empezó mi vida saludable con la dieta y entrenamiento y ¡mi cuerpo dio un cambio radical! Ya estaba muy motivada con los cambios. A los dos meses de haber empezado la vida fitness decidí ponerme como meta competir para llegar a conseguir el físico que me gustaba, el de las chicas bikini, ya que siempre fui una chica “rellenita” con complejos y ya estaba cansada de serlo. Sin tener la más mínima idea de lo que implicaba una preparación, empecé mi preparación para mi debut en el Promesas de Madrid el 2 de mayo del 2015.

 

Con mi madre y mi parejaFueron 8 meses de intensa preparación, lo disfruté bastante porque puse todo de mi parte, como así  también tuve momentos de muchos bajones debido a que siempre fui una chica muy insegura con mi cuerpo y a la vez muy exigente conmigo, y eso me jugaba una mala pasada, hasta el punto de querer dejarlo todo, porque nunca me veía lo suficientemente bien o siempre me veía gorda.

No obstante, tuve la suerte de tener a mi familia apoyándome en todo, mi madre en especial, mis amigas y mi novio estaban allí cuando estaba sin ganas de seguir, de mal humor, todo ello más el desgaste físico y mental acumulado por las dietas, ya que estas afectan mucho al carácter, y estas personas han estado ahí para mí, me aguantaban cuando ni yo podía con mi vida; a ellos les digo ¡GRACIAS!.

 

 

El fitness me ha aportado muchas cosas buenas, me ha ayudado a descubrir lo que ahora se convirtió en mi pasión: la nutrición y dietética. También me ha aportado seguridad y me ha hecho entender que si quieres algo tienes que ir a por ello sobre todas las cosas; si tienes una meta debes luchar hasta llegar a ella, y sin constancia y  dedicación no lo consigues.

 

 

Cambio 2

Competí en tres campeonatos. El que más disfruté fue el Promesas de Madrid donde quedé en quinta posición de 20 chicas, fue una bonita experiencia. En el interregional del Trillo conseguí el segundo puesto. Sin embargo, la competición que menos disfruté fue el Francisco del Yerro, digamos que mi inseguridad no me dejó disfrutar del todo, aunque no estuvo mal. Pero lo que me llevo de las competiciones es a las personas increíbles que conocí, personas con la misma pasión y todos con un sueño en común, y eso se agradece.

Conseguí lo que quería, un cuerpo que nunca había tenido, y lo más importante, ¡conseguí llegar a mi meta! Y sentirme orgullosa de mí misma por haber logrado lo que me había propuesto. Luché y sacrifiqué muchas cosas, también aparté de mi camino a personas que no me aportaban nada, pero en el momento que pisas la tarima todo eso se queda en nada y te llena de satisfacción y orgullo.

 

 

Entrenando

Pero como no todo en la vida es un camino de rosas… al finalizar la temporada intenté mantenerme en la línea, pero llegó un momento donde el bajón pudo conmigo, y está claro que para esto lo primero es estar bien psicológicamente. Empecé a comer mal y a verme mal, mi inseguridad me volvió a jugar una mala pasada, donde decía que todo el sacrificio había sido en vano, descuidé mi alimentación y estuve mucho tiempo sin conseguir hacer más de 3 días la dieta correctamente, pero en ningún momento dejé de entrenar.

 

Intentaba compensar todo lo mal que comía con entrenos súper duros, fue una etapa muy mala, decepcionada por dejar todo por los suelos, parecía estar en un pozo sin salida.

 

 

 

Había cogido muchos kilos, la gente que me veía después de mucho tiempo no me reconocía y lo típico, luego empezaban a hablar sin saber por lo que yo estaba pasando; nunca fui de hacer caso a los comentarios de la gente, pero en esos momentos estaba muy sensible y baja de autoestima y todo me afectaba.

 

 

Con mario paez

Después de ese bajón que duró muchos meses logré levantar cabeza. Tras varios intentos, en enero del 2016 empecé a prepararme para salir a competir en la temporada de primavera que empezaba en mayo, pero me di cuenta de que mi metabolismo estaba literalmente destrozado, mi cuerpo ya no era igual que antes y no reaccionaba a los cambios que hacía. Eso me hizo entender que lo primero era recuperarme e ir poco a poco. En el momento justo apareció mi actual preparador Mario Páez del equipo Zentury Sport. Me hizo mucha ilusión saber que me ayudaría y que formaría parte de su equipo y, además de ser un buen preparador, es paraguayo, o sea, compatriota mío, y como no conocía a nadie de mi país que se dedique a esto, encontrar a Mario fue una alegría. Confío totalmente en él y sé que podremos sacar mi mejor versión. Ahora tengo un gran equipo donde todos pasamos por lo mismo y tenemos la misma pasión, nos apoyamos mutuamente.

El 16 de abril del 2016  empecé la preparación con muchas ganas e ilusión como la primera vez, pero con un objetivo diferente, que ya no es conseguir el cuerpo de una chica que veo en las revistas sino siendo YO mi propia motivación, con ganas de superarme y volver a conseguir el cuerpo que tenía, obviamente con una mejor versión y demostrarme que puedo volver a hacerlo, y sobre todo, no volver a caer, porque una vez es suficiente para aprender la lección.

 

 

 

Promesas 2En cuanto a mis objetivos de competición, el más próximo es el Arnold Classic Europe 2016, porque mi vuelta se merece un escenario a lo grande, será todo un desafío porque sé a lo que me enfrento, pero lo más importante de esto es levantar cabeza y hacerlo por mí misma y mis ganas de superarme, un reto personal más para tachar en mi lista.

Espero que toda esa gente que me sigue sean parte de mi evolución y que pueda ser una ayuda o un ejemplo de superación para todas las personas que han pasado por lo mismo, que se puede salir adelante después de haber tropezado y caído y que los golpes más fuertes son los que te hacen saber de qué pasta estas hecha. Por otro lado, que entiendan que no todo es perfecto como muchos intentan transmitir por la redes sociales, porque mucha gente piensa que siempre estamos al 100% con la dieta y perfectos, pero no es así, también nos cuesta llevar la dieta y hacer vida social, ya que este mundo “fit” es muy pequeño y fuera de esto está la vida “normal” con gente que no entiende de este mundillo, como vernos con un tupper de arroz, o se enfadan porque  rechazamos planes por estar en preparación.

 

 

 

13a NATALIA PEREZ

También tenemos días malos en los que no tenemos ganas de entrenar, pero esos son los momentos en que sacamos la pasión que tenemos por este deporte e intentamos salir adelante.

Y  a todo el que lo lea le digo: lucha por tus sueños, lucha por lo que quieres porque nadie más lo hará por ti, si te vienes abajo levántate con más fuerzas, y sobre todo, si no te gusta algo cámbialo, no seas conformista. Esto aplícalo en todos los ámbitos de la vida, no solo en el fitness.

Para terminar, quiero agradecer a Mario Páez y a Ten un cuerpo 10 por darme la oportunidad de contar un trocito de mi vida y mi paso por el fintess.

 

¡¡ Saludos y besos para todos !!

 

 

 

Natalia Pérez

Atleta IFBB Bikini Fitness Junior

Top 5 Promesas de Madrid

Subcampeona interregional del Trillo

 instagram Snapchat

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies