Cuando se me planteó la opción de hablar sobre mí y mi historia en todo esto, en un primer momento estuve algo reticente a hacerlo ya que hay momentos en los que lo personal excede a lo profesional, pero cuando pensé que quizá esto podía servir para mostrar mi apoyo a todas las personas o mujeres que como yo, ven un riesgo o están pasando por un momento difícil o de inseguridad, despejó todas las dudas. Según vayáis indagando en mi historia entenderéis porqué.

 

 

Aroa Ruiz (5)

Empiezo un poquito a contaros cómo soy y qué es lo que me mueve en esto y alrededor de toda mi vida y aunque suene a típico, mi motor es la pasión. Soy una persona que vive cada cosa con tanta fuerza e intensidad que muchas veces, por no decir la mayoría, pierdo de vista la objetividad, y es que mi guía es y siempre será el corazón.

Ya sabéis que cuando una persona es así de pasional goza cuando algo sale bien y sufre demasiado cuando sale mal, ahí está mi nota discordante y es que soy una persona tremendamente positiva. Además de pasional soy comprometida, sobre todo cuando la causa lo merece y por todo ello estoy escribiendo aquí estas líneas.

¿Cómo me inicié en esta maravillosa locura?, bueno, pues lo primero que hice, fue enamorarme…

Yo no os voy a contar el cuento de que era una maravillosa persona iniciada en ningún deporte, la verdad es que siempre me había gustado, pero nunca me había especializado en ninguno en especial. Sí es cierto que siempre he sido muy bailonga y así conocí, al que a día de hoy es mi pareja y padre de mi hijo. Bailando y pegando saltos, ¿dónde? En la isla blanca, Ibiza, nuestro templo y santuario.

 

 

Esto me llevó a dejar mi trabajo en Madrid dónde por entonces vivía, trasladarme por amor a una ciudad chiquitita como lo es Castellón y volver de nuevo a empezar.

Como muchos ya conoceréis, Alexis (mi pareja), ése gran atleta que no tiene fin en esto y que es absolutamente versátil ya que a mi entender lo tiene todo para poder triunfar…, pues ese al que tanto admiro, es una persona súper indecisa, necesita el consenso para poder iniciarse en algo, casi que necesita hasta el pleno en el congreso y yo soy todo lo contrario, una mujer de armas tomar que deja todo por nada y que con una mano delante y otra detrás encamina un recorrido desconocido en el mundo del fitness.

 

 

Aroa Ruiz (3)Mis inicios son con él, corriendo detrás, como hasta ahora, cuando empezó y no se veía… Mientras yo le impulsaba a salir en classic durmiendo apenas tres horas preparando su coreografía. Y un día, en su segundo campeonato, un chico que preparaba otro classic mientras yo lo pintaba a él, me preguntó, Y tú, ¿cuándo sales?. Y yo me dije para mí, ¿yo? Jajaja. Vine todo el camino dándole vueltas a la posibilidad y al llegar pregunté a Alexis cómo lo podíamos encarar…y así salí mi primera vez, como siempre…disfrutando de lo lindo y viéndome capaz una vez más de todo.

Hice una plata entre cuatro atletas y entonces me enganché… Me enganché del sentimiento, de los gritos por animar a los que estaban allí arriba, de toda la preparación 24 horas, 365 días al año que lleva…

 

 

Luché por salir, tratar de mejorar, pero mira, tras  un año de mejoras, y a dos meses de la primera competición a nivel regional de mi zona, descubro que estoy embarazada de cinco meses para sorpresa de todos.

Esto, que parece una tontería en aquel momento para mí fue un varapalo ya que ni esperaba quedarme embarazada, estaba sin trabajo, viviendo en casa de los abuelos de mi pareja, y mis sueños de momento se truncan… En plena preparación de Alexis hacia una preselección y teniendo que afrontar que en cuatro meses sería madre.

 

 

Aroa Ruiz (9)

Esto que a priori parece una tontería demuestra la gran fortaleza que reside dentro de las mujeres, ya que si hubiese sido por decisión propia no era el mejor momento para optar a ello. Ahí fue cuando entendí la gran ansiedad que tenía dentro de mi durante todo ese tiempo, había seguido tomando la píldora anticonceptiva, me había realizado radiografías, había entrenado como la que más, cogiendo pesos que no me correspondían y en aquel momento tuve que admitir que todo eso pasaba a un segundo plano, y me costó.

Además del miedo in-crescendo de que saliese todo bien ya que yo había continuado con mi vida cotidiana tan normal, tuve que dejar de ser la Aroa mujer, para comenzar a ser la Aroa madre y fue complicado, muy repentino.

Después del primer susto, me centré en mí, en mi pareja y en lo que estaba por venir, que era ese hijo maravilloso del que hoy estoy tremendamente enamorada y disfruté del mejor momento de mi vida. Disfrutar a solas con mi barriga y de los momentos con ese padre mientras vivíamos un europeo y conocíamos la otra cara de este deporte y de buenas a primeras éramos miembros de la selección y terceros de Europa, (digo éramos porque en todo esto siempre hemos sido uno sólo).

 

 

Después de tantas emociones juntas encaramos un Arnold y a partir de ahí la World cup y demás, ya con niño en los brazos recorremos junto a su padre todo lo que en ése momento nuestra economía permitía.

 

 

 

Aroa Ruiz (2)

Tras ser mamá decido volver a ponerme en manos de un profesional ya habiéndome iniciado a bajar de peso, con
entrenamientos muy metabólicos y bajando en menos de cuatro meses la friolera de 23 kg. En las fotografías mi cara lo dice todo. Fueron muchas noches sin dormir, muchas comidas sin poderme vestir, ni sentirme cómoda, ni sentirme bien conmigo misma, os voy a contar todo lo que no se dice… No fui a la playa sin taparme ése verano, y si fui, fueron 5 veces. Días y días mirándome al espejo sin poder reconocerme, viéndome esa barriga post-embarazo horrible…pegándome golpes en ella de asco y frustración… Y vivir y pasar eso es muy duro. Cómo madre te sientes plena, pero como mujer un cero a la izquierda y es aquí donde entiendo perfectamente a cada mujer que se deja tras ser mamá, porque no es fácil y necesitas ése apoyo constante de la persona que te acompaña, que en este caso para mí sobresalió por encima de todas las cosas.

 

 

Después de perder ése peso, empezaba el reto de poner todo al sitio de nuevo y aunque yo ya me veía estupenda, me sentía floja, por lo que tras visitas a la matrona y el médico, en las analíticas empiezan a notar anomalías y comienzan a realizarme pruebas… Tras muchas visitas al especialista me detectan que tras mi embarazo tenía unos pequeños quistes que secundaban a un tumor en el útero, por lo que afronto un tratamiento duro, lento y doloroso y aunque a mí me decían que estaba enferma yo me sentía llena de vida y necesitaba demostrarme a mi misma y a aquellos que me rodeaban que era capaz de hacer cualquier cosa, igual que siempre, como hasta ahora.

 

Aroa Ruiz (6)

 

Así que decido ponerme a buscar trabajo de nuevo y tras cinco entrevistas para la firma en la cual hoy trabajo y estoy la mar de feliz, empiezo de nuevo a trabajar, con lo que supone el estrés añadido de impresionar donde me acababan de coger, la preparación, (alimentación, entrenamientos…), hacen que baje a la friolera cifra de 46,5kg que para mi altura es demasiado baja, por lo que si bajaba un gramo más, me ingresaban. En este momento tengo de nuevo que volver a decidir y vuelvo a posponer la preparación para mí desdicha. Todo esto bajo mi cabezonería y porque pillaba el momento de mayor apogeo en la carrera de Alexis, no decido contárselo hasta que transcurre el tiempo en el que no puedo vivir todo esto sola y necesito de él. No quería interferir en su preparación y en que él pospusiera sus sueños también, por lo que incrementaba mi estrés añadido sobre esto y la situación empeoraba.

 

Aroa Ruiz (8)Hasta que decido relajarme y vivirlo de otro modo, me centro en mi hijo, mi familia, mi trabajo y me olvido por completo del fitness a pesar de mi dolor por no poder afrontarlo. Decido dejar de acompañar a mi pareja en según qué circunstancias para que no me afectase en exceso, disfrutando junto a él sus victorias y triunfos. Una vez más, queda en un plano secundario.

Tras vivir todo esto y relajarme, parece que la situación mejora, se estabiliza y es cuando decido operarme del pecho, otra cuenta pendiente conmigo misma…y a partir de ahí, todo fluye… Se van los nervios, comienzo a entrenar ya con planes de mejora y planteo el inicio de mi temporada, primera fecha 15 de mayo de 2016, trofeo cervantes.

Una sensación única sentirme en el pesaje de ésa competición con dos grandes compañeras y amigas y comentar por encima mi situación, cómo me sentía y todo lo que tenía que mostrar ése fin de semana ahí arriba. Tenía tantas cosas que decir y contar sin hablar que mi paseo en T tenía que decirlo todo, y eso fue lo que quise transmitir y me quedo con que yo ya he salido victoriosa de todas aquellas competiciones de las que hasta ahora he sido partícipe.

 

Aroa Ruiz (7)

4º puesto trofeo cervantes 2016
6º puesto fco del yerro 2016
NO clasificada copa de España

Y para mí es el mayor de los premios, que mi trabajo hable.

Por ello mi idea es continuar en esto de uno u otro modo, disfrutando de las mil y una opciones que nos permite el fitness, valorando el camino realizado y a donde lo quiero enfocar, no perder de vista el valor de las pequeñas cosas, amar con la misma pasión del primer día todo cuanto esto rodea, vivir las derrotas como victorias y crecer.

 

 

 

 

Aroa Ruiz (1)Roma no se hizo en un día y yo no tengo prisa, entrenamientos, dieta y la calidad de vida estarán siempre presentes en mi vida pero prefiero prolongarlo en el tiempo a perderme un solo minuto en disfrutar de todo ello con los míos… Unos pensaran que es una actitud derrotista…
Veréis, es fácil comprender… Soy madre de familia y trabajadora, esto quiere decir que en mi vida no solo me dedico a esto y es sacrificado y en exceso… Si, la competición ya genera una presión añadida, imagínate trabajar de 8-10 horas diarias en un comercio cara al público con la responsabilidad de llevar un equipo de trabajo y dar unas cifras en una gran compañía, implicándote en exceso por encima de ti y tus deseos…

Después sacar de 2-3 horas de entrenamiento previamente habiendo hecho un cardio en ayunas, dándote el tiempo para hacer la digestión antes de comenzar el entreno. Sin contar el tiempo que debes dedicarle a un niño de apenas dos años…
Pues no es fácil, yo no conozco el día o la noche, no existe la diferencia en mi mundo y para poder hacer todo esto y más, tienes que volverte egoísta y mirar por ti sin perjudicar a nadie… Y por supuesto darte tu lugar, y esto es algo que yo siempre he querido reivindicar en la mujer. Ese esfuerzo sobrenatural que nos hace nacer como guerreras…

 

 

Pero también es cierto que yo hoy no tengo prisa… Quiero mejorar, quiero seguir siendo yo, esa mujer luchadora y sonriente por encima de todas las cosas, y lo más importante… No quiero perderme ni una sola sonrisa de mi pareja o de mi hijo por una ilusión o un deseo que puedo posponer… La tarima son dos minutos y es algo que me encanta, pero todo esto se compone de mucho mas, y hoy quiero disfrutar de todo al máximo sin una fecha por delante.
La vida por si sola encauzara todo cuanto deseo y me devolverá aquello que ansió y trabajo a cada minuto.

 

Toda recompensa llega si se sabe esperar.

 

Aroa Ruiz

Atleta IFBB Bikini Fitness

 

 

 instagram

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies