Ya en nuestros comienzos entrenando allá por 1992, nos apercibía nuestro maestro en las artes del entreno en aquel Gimnasio Odisea, templo del entrenamiento clásico y formador de puristas del hierro, “ir contra el progreso es ir contra uno mismo”, si quieres seguir progresando a ese nivel, no debes obviar las AYUDAS EN EL DEPORTE, razón no le faltaba a este sabio del gremio, que sigue ya por más de 40 años formando lo que de verdad se puede llamar campeones, le dejaremos en el anonimato por respeto a él.

Hay que diferenciar muy claramente que nada tiene que ver la ayuda que llega de productos testados y LEGALES, con la ayuda proveniente de medicamentos diseñados para otros menesteres diferentes de los que pueden llegar a utilizarse en el ámbito del deporte y que sólo pueden conseguirse con receta para su efecto o en el mercado negro para potenciar el rendimiento o resultados físicos, que por ello están considerados dentro del mundo del ejercicio como ILEGALES.

Los primeros son productos que únicamente se centran en suplementar bien nuestras capacidades de producir más rendimiento o bien nuestra capacidad propia de modificar nuestra estética física. Son productos tales como suplementos de proteína, celulares que contienen diversos tipos de creatinas así como transportadores de los mismos y vigorizantes, estimuladores naturales del sistema nervioso con componentes como la cafeína y la taurina, quemadores de grasa, etc.

 

 

Estos productos si somos personas SANAS sin enfermedades de ningún tipo y tomamos la cantidad que debemos SIEMPRE son productos que no nos van a afectar negativamente y sí nos van a ayudar, dependiendo de la persona y sus limitaciones genéticas en mayor o menor medida, no son productos nocivos repetimos son simplemente compuestos naturales extraídos de su fuente y que se han preparado para que los consumamos con todos los controles en dosis adecuadas con formatos más prácticos como polvo o comprimidos.

Habrá escépticos que dirán que por qué no se toma de esa misma fuente si son naturales, pues la explicación es muy sencilla, vamos a dar 2 motivos.

– La fuente natural, en muchos casos no es cómoda llevarla, por ejemplo vamos a citar la ternera por su alto contenido de proteínas y creatina, 2 de los compuestos que citábamos antes, tiene de 20 a 25 gramos de proteína por cada 100 gramos dependiendo de la calidad de la carne y 0,5 de creatina por la misma cantidad 100, siguen sobrando 70 mínimo, si necesitamos tomar 2,5 gramos por kilo de peso y pesamos 80 kilos, necesitando 200 gramos de proteína para nuestro peso, tendríamos que comer casi 1 kilo de ternera al día, eso si lo partimos en varias comidas ya se hace de por sí pesado pero además hemos de contar con que las meriendas o las comidas de media mañana, la gran mayoría de las personas no pueden permitirse estar en casa todo el día para prepararlas.

– La segunda razón es a nivel de digestión, si para esos 200 gramos de proteína necesitamos casi 1 kilo, los restantes 800 pueden resultar bastante pesados de digerir, ¿cierto? luego lo más práctico es que la mitad de toda esa proteína la podamos consumir en 2 o 3 cómodos batidos de 250 c.c, que además de ayudarnos a hidratarnos por ser polvo con líquido (agua, leche o soja) nos resultará más apetecible por su gran variedad de conseguidos sabores (existe desde vainilla con cookies hasta manzana verde, los clásicos fresa, choco, exóticos como frutas del bosque o incluso tiramisú).

Luego está la cara B, los ilegales, hablar de este tema que en ocasiones nos resulta bastante hipócrita en los debates entre el gremio, nos trae en ocasiones detractores y perdemos algún seguidor por ello, NO DEFENDEMOS EL USO DE SUSTANCIAS ILEGALES, entendemos, no obstante, que hay quien lo hace porque se ve obligado por si mismo (una competición, un evento, un punto de estancamiento infranqueable) pero que no valoramos el posterior avance por ser obtenido de una manera tramposa.

Vamos a explicar un poco, la genética delimita en muchas funciones los progresos de nuestro cuerpo, desde el máximo esfuerzo que puede hacer un escalador de altura sin oxígeno apenas hasta la alzada de peso en una arrancada de halterofilia por el tope máximo de la ecuación técnica y desarrollo físico de nuestro cuerpo, pasando por el control del pulso en un tirador de arco por ejemplo o el fondo de un ciclista que sube el COL del Tourmalet.

 

Para franquear estos límites existen muchos tipos de ayudas que están creadas para otros fines, si hablamos por ejemplo de una hormona que si bien la fabrica el cuerpo de manera natural, hay ocasiones que nuestro cuerpo no la fabrica o sólo en condiciones muy reducidas por lo que hay que tratar a la persona y medicarle, hablamos de testosterona, es una hormona que reduce la infertilidad, ayuda a corregir la falta de libido o de disfunción eréctil y también a  corregir la osteoporosis, bueno pues ya veis que esto es para lo que está sintetizada, el caso es que por ejemplo en el mundo del gimnasio, es muy utilizada por que ayuda sobremanera a la síntesis de la proteína y por ende a la construcción de la masa muscular además de ser altamente vigorizante, suena bien ¿verdad?.

 

Si fuese únicamente el tema ético el que nos debiera frenar os aseguramos que la mitad no pondría reparos en utilizar este compuesto, pero hay unas razones de salud con mucho peso… os explicamos, el cuerpo en un individuo sano, tiene un regulador natural de este compuesto (imaginad como una boya en el agua) cuando nuestros niveles están bajos y ” la boya” marca un nivel bajo, éste aumenta la producción de la misma a través del trabajo realizado en el interior de  los testículos, si por el contrario el nivel es normal (osea alto) el cuerpo regula la producción de la misma y deja momentáneamente de trabajar, esto es lo normal, ¿de acuerdo?. Bien, ahora viene el problema, ¿que le puede ocurrir a un cuerpo en el que el nivel de testosterona es normal y “la boya” estando arriba sigue recibiendo a nivel externo, (cuando la aplicamos por nuestra cuenta) pues que el mensaje que recibe el cuerpo es que está al máximo y deje de funcionar, eso producirá un nivel de trabajo a nivel testicular mucho más bajo, hasta el punto incluso de dejar de trabajar y produciendo en algunos casos una atrofia de los mismos, de resultados variados, desde un desajuste hormonal hasta dejarnos estériles y una disminución del tamaño de los mismos por falta de trabajo e inutilidad total con consecuencia de falta de deseo y libido…

Estos son los efectos que nadie cuenta, tan sólo los visibles a nivel muscular, se cuentan los que interesan pero no los riesgos de salud ni los efectos negativos secundarios.

Así con otros efectos y resultados pero nocivos y muy peligrosos, ahora comprenderéis mejor que es bueno utilizar las ayudas para progresar en el deporte pero no a cualquier precio.

Y tu, ¿eres legal o ilegal?.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies