La ansiedad es un estado al que se llega como respuesta a un estrés negativo mantenido en el tiempo, el cual no somos capaces de gestionar de manera adecuada con las herramientas que conocemos.

El estrés como tal no tiene porqué ser malo, podemos distinguir un eustrés considerado como el estrés necesario para generar la activación y tensión necesaria para tener un rendimiento óptimo, y un distrés que es un estrés que supera el umbral de gestión y el cual nos lleva a sufrir un estado de ansiedad, ansiedad que si se mantiene en el tiempo nos puede derivar en una depresión o en un estado depresivo.

 

 

Por lo tanto, cuando nos planteamos iniciar un plan para bajar el % de grasa debe suponernos un reto y estimulo lo suficientemente atractivo que nos genere un nivel de estrés positivo que nos permita mantener la tensión necesaria para superar el reto, pero no debe ser algo que sea tan abrumador o tan poco viable que nos lleve a sobrepasar nuestros umbrales de gestión y a generar un estado de ansiedad continuada.

La ansiedad es uno de los factores más importantes que nos puede hacer fallar en nuestro objetivo de llevar un plan nutricional, suele tener una causa multifactorial ya que no será causa de un único factor

Seguro que alguna vez tu perfeccionismo y el estar continuamente juzgándote delante del espejo y focalizando únicamente aspectos negativos te llevaron a un estado de estrés y de ansiedad, incluso al punto de decir no me merece la pena. Esto es el resultado de una activación continua de la amígdala a consecuencia de esos pensamientos disfuncionales, esa activación produce un cambio del riego sanguíneo del cerebro dejando a la zona encargada de las decisiones razonable y de la creatividad sin la sangre necesaria para funcionar correctamente, y en consecuencia se produce una mayor liberación de ciertas hormonas como el cortisol que cuando está elevada en exceso y en el tiempo tiene efectos negativos sobre el estado físico de la persona.

 

 

 

Seguro que alguna vez te subiste a la báscula y no viste el número que esperabas, y eso te generó un estado de ansiedad, estrés y frustración porque no se cumplieron tus expectativas que tu sola creaste en tu mente sin una base real que eso fuera a ser así, porque el cuerpo no es 2+2=4.

A lo mejor alguna vez quisiste llegar muy rápido al objetivo marcado o al aspecto que un día en el pasado tuviste sin tener en cuenta que hoy no eres la misma que fuiste ni tus circunstancias tienen porqué serlo.

Alguna vez pensaste que bajar y bajar la comida sería la solución a ese problema de no bajar el peso, o quisiste entrenar mas y mas, todo ello sin darte cuenta de que lo que producías era un estrés tan grande que tu organismo y tu mente no eran capaces de gestionar provocando un bloqueo del organismo no dejándote avanzar incluso caminando hacia atrás.

 

 

¿Y si los objetivos que te marcaste no son viables para el momento de tu vida actual? Quieres conseguir algo que ahora mismo por tus circunstancias de vida no compensaría la entrega que necesita para el resultado que se puede obtener, pero aún así sigues en ese querer el objetivo, pero sabiendo que no puedes o no te merece la pena lo que conlleva entregar de tu día a día.

Estoy convencido que muchas de las chicas que nos estén leyendo se encuentran o se encontraron en algún punto de los anteriores, eso les llevó a un estado de ansiedad que se traducía en ingerir comida que le produjera el suficiente placer para calmar esa agitación que estaba generando nuestra mente. Cuando la verdadera causa viene de un vacío personal que viene como consecuencia de un estado disfuncional o mal gestionado de algún aspecto de la vida diaria, siempre que se tenga un objetivo relacionado con este aspecto de la alimentación para bajar el % de grasa.

 

 

Ahora os voy a proponer una serie de herramientas o tips para reducir ese estado de ansiedad o llegar incluso a eliminarlo y nos permita tener éxito en ese plan de nutrición enfocado a cambiar vuestra estética.

 

  1. Como primer punto debemos establecer algo tan básico como ser COHERENTE, coherente entre el objetivo marcado y las circunstancias que rodean mi vida. Debemos establecer un objetivo que sea viable, de nada valdrá ponerse como meta una bajada drástica de peso o una actividad física de muy larga duración o de una intensidad inadecuada al nivel que tenemos porque esto no se podrá mantener en el tiempo, con lo que se estará generando continuamente un estrés que no se es capaz de gestionar ya que no es posible llegar a lo que se quiere hacer.

 

POR LO TANTO, SÉ COHERENTE Y ESTABLECE AQUELLO QUE SEA VIABLE PARA TI.

  1. Establece un déficit calórico entre 300-500 calorías, para ello probad a incrementar el gasto calórico diario por encima de querer bajar las calorías de la dieta, porque sentir hambre nos puede llevar a un estado de estrés que no nos permita soportar comer únicamente lo marcado, por lo tanto, antes de reducir las calorías prueba a incrementar el gasto calórico a través tanto del entrenamiento como de las actividades diarias cotidianas.
  2. Una vez establecido ese déficit tiene muy buenos resultados diseñar un día de déficit calórico más agresivo ya que un único día es bastante más soportable y generando un déficit de 500-700 calorías. Otra forma seria introducir un día a la semana el ayuno intermitente de 16/8 que podremos facilitar ese descenso de las calorías y aprovechar los beneficios de esta herramienta.
  3. El organismo de las chicas hace mejor uso de las grasas como fuente energética que de los hidratos de carbono, por lo que en la distribución de Macronutrientes habrá que tenerlo en cuenta, usando las grasas y las proteínas como Macronutrientes principales, esto no quiere decir que sea necesaria una dieta cetogénica.
  4. Regular la alimentación y el entrenamiento a la fase menstrual y su variación hormonal ayudará a reducir la ansiedad, sabiendo así en que semana subir los hidratos de carbono y que semanas será más importante hacer uso de las grasas como fuente de energía.
  5. Intenta que tu organismo sea lo más sensible a la insulina posible, esto ayudará a una mejor gestión de los hidratos de carbono, evita los picos de insulina porque tendrá su reflejo en los estados de ansiedad.

Para ello funciona muy bien la combinación del acido alfa lipoico junto al picolinato de cromo, existen otros sensibilizadores de la insulina, pero la combinación de estos dos ofrece grandes resultados sobre todo en ese deseo de alimentos dulces.

  1. Favorece los ritmos circadianos, es decir el aumento de la serotonina por la noche y el aumento de los niveles de dopamina durante el inicio del día. Para ello combina magnesio en forma de citrato, 5htp, calcio y vitamina D.

Esta combinación será muy efectiva por la noche para esa mejora de los estados de ansiedad y permitirá un mejor descanso.

Por el contrario, al levantar busca un aumento de las catecolaminas (adrenalina, noradrenalina y dopamina) lo cual se puede hacer con diferentes herramientas como los ayunos intermitentes, entrenamientos en ayunas, o ciertos suplementos que aumenten esos niveles y nos permitan un estado de activación adecuado.

 

 

ESTOS SOLO SERIAN ALGUNAS HERRAMIENTAS PARA MEJORAR LOS ESTADOS DE ANSIEDAD QUE PUEDEN DERIVARSE DEL INICIO DE UN PLAN DE ALIMENTACIÓN PARA BAJAR GRASA.

¡CHICAS RECORDAD SIEMPRE PONEROS SIEMPRE EN MANOS DE BUENOS PROFESIONALES DE LA SALUD QUE TENGAN EXPERIENCIA EN EL ENTRENAMIENTO Y SEGUIMIENTO DE CHICAS!

 

Rubén Ruano

 

 

  • Lcdo. En educación física, especialidad en alto rendimiento y nutrición deportiva
  • Master en medicina deportiva
  • Coaching en el deporte de rendimiento

 

 

instagram-new

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies